Marco Histórico

9 de junio 1799: Después de una interrupción de 271 años, se celebra una misa católica en la Catedral de Berna con el padre Gregor Girard. Desde que el cantón de Berna había sido reformado en 1528, los actos católicos estaban prohibidos.

8 de julio 1839 es el nacimiento de Giovanni Battista Scalabrini. La mayoría de personas de su pueblo natal Fino Mornasco emigran a Suiza para trabajar. El 28 de noviembre 1887 funda la congregación de los Misioneros de San Carlos, más conocidos como Scalabrinianos, y a las Misioneras de San Carlos, o Scalabrinianas, el 25 de noviembre de 1895 con el fin de apoyar a los migrantes italianos en su búsqueda de mejores condiciones de vida para ellos y sus familias. Los dos últimos misioneros de la Misión de lengua española región Berna son scalabrinianos.

1899: Después de 30 años de trabajo de reconstrucción, la población católica de la ciudad de Berna celebra la Santa Misa en la nueva Iglesia de la Trinidad con el padre Jakobus Stammler.

En el siglo XIX incrementa la emigración española a Latinoamérica.

15 de febrero 1929: Fundación del Katholikenverein de Berna.

8 de diciembre 1929: Celebración en la escuela de Ostermundigen de la primera Misa católica en alemán desde la reformación con el vicario Dr. Sigrist.

• 16 de febrero 1937: Un grupo de políticos regionales y representantes eclesiásticos se hacen presentes para dar el primer palazo simbólico en el área donde sería construida la actual iglesia de la Misión católica de lengua española región Berna.

• 11 de abril de 1937: Ceremonia a cargo del Vicario General Monseñor Folletête, con el fin de colocar la Primera Piedra en el altar de la Iglesia, la cual está concebida para albergar a 200 fieles sentados. Los materiales usados para su construcción son suizos. Cemento de Ostermundigen, madera de pino de los alrededores y marmol del Vallis.

• El Domingo de Ramos, 2 de abril 1939 se bendicen las 3 campanas de la iglesia. Estas fueron retiradas 40 años después para ser instaladas en la nueva iglesia Guthirt.

• La Iglesia de Buen Pastor de Sophiestrasse, fue consagrada el 17 de octubre de 1937 por su excelencia el Obispo Franciscus von Streng. Esta fue la primera iglesia en Ostermundigen. La iglesia protestante se inauguró 3 años más tarde.

8 de marzo 1939: En el cantón de Berna (excluyendo el Jura Bernés y Biel), se establecen y reconocen ocho parroquias católicas: Bern Dreifaltigkeit, Bern St. Marien, Bern St. Antonius, Burgdorf, Langenthal, Interlaken, Spiez y Thun. Con el reconocimiento del estado suizo, las tres iglesias regionales son tratadas oficialmente por igual.

• 14 de octubre 1939: Primera boda en la Iglesia de Buen Pastor de Benjamin Gutzwiller/kath y Berta Lyss/prot.

• 31 marzo 1940: 9 niños celebran la Primera Comunión

• 26 mayo 1940: Primer Bautismo. Laura Anna Meer, nacida el 18.4.1940

A inicios de los años 50 el padre Säckinger de la parroquia de Wabern toma la iniciativa de celebrar regularmente misas en español. Estas se hacen en el Victoriaspital. El personal diplomático hispanohablante su principal visitante.

Entre 1950 y 1962 eran las misiones quienes se encargaban de los temas de los migrantes en la ciudad de Berna.

En 1956/57 son las misas visitadas por más y màs españolas llegadas para trabajar en las Embajadas y en el servicio doméstico, por ello se cambia para Bruderklaus a cargo en ese entonces del padre Flury quien apoya a la Misión Española. Se inicia una 2da misa en español cada quince días en la cripta de la Trinidad. El padre «Luis» de Madrid las celebraba. Al terminar éste su estudio regresa a España.

A finales de la década de los 1950 se incrementa la migración de trabajadores españoles a Suiza. Las principales firmas empleadoras en la región de Berna eran Spinnerei Felsenau, Wifag y Von Roll. Los hombres trabajaban como camareros, empleados de construcción y en la metalurgia, dependiendo del permiso laboral obtenido. Las mujeres se empleaban en restaurantes, el servicio doméstico, en empresas de textiles y de alimentos. Conchita Hügin, ayudaba incansablemente a la comunidad en Berna encontrándoles contratos y pisos, ella trabajaba voluntariamente. En la tienda de muebles usados en la Schwarztorstrasse (Brokenstube) compraban estos trabajadores cama y poco más. Por esos entonces pagaban los gastos y les quedaban tan solo 20 francos. Para los extranjeros era muy difícil encontrar una vivienda decente y no pocos compartían el mismo techo.

A finales de los 50 e inicios de los 60 los migrantes españoles en Berna provenían principalmente de Barcelona y Madrid. El mayor número de emigrantes españoles de Friburgo procedían del pueblo «Fuente Obejuna» (todas o una).

A inicios de 1960 Maria Dolores Moreno, pagada temporalmente por Caritas, atendía como Asistente Social en Berna.

En los años 60 encontramos en Suiza un país que había sobrevivido muy bien la postguerra. La industria crece y se necesitan manos que trabajen. Primero fueron llamados los italianos a trabajar en los lugares de trabajo que no les gustaban a los suizos como era la ampliación de las vías ferroviarias.

En 1960 el padre Juan María Artadi del Institut Marianisten Fribourg y después director Nacional de los Misioneros de Emigrantes Españoles en Suiza, celebraba las misas en la Trinidad. Después de ellas había música y baile de pasodobles en la Sala Grande de la Parroquia y muy a disgusto del sacristán. Fueron incluso organizadas grandes fiestas con subastas para las cuales se rentaba el Kursaal. Así se empezó con una función de la misión que paralelo a las necesidades religiosas también llenaba las sociales mucho mejor que la iglesia local que “sólo” ofrecia misas cantadas los domingos. La consecuencia fue que las misas en español eran muy bien visitadas ya que incluso se bailaba después. En algún momento el padre Artadi incluso temió que hubiese “un bajón” para los sacerdotes católicos suizos. Por el lado de los migrantes, pensar en estos encuentros les ayudaba a que la semana les pasase en un 2x3. En estos momentos podían tener contacto con gente de sus regiones de origen y enterarse de noticias. Aprovechaban también para compartir sobre las dificultades de la vida en Suiza y entre todos se apoyaba a los que pasaban por problemas.

En 1960 llegó nuestra querida Maruja a Berna para trabajar de niñera en una familia de Estados Unidos que conoció cuando trabajando en Castelldefels (Barcelona). Él era director de la Orquesta del Stadttheater Bern y ella cantante de ópera. Desgraciadamente enfermó el niño de Leucemia y la familia retornó a Nueva York para tratarle. Después Maruja empezó a trabajar con el Doctor Gianoli. Durante este tiempo tuvo la oportunidad de conocer a muchas personalidades como, el Marqués de Villaverde, La reina Juliana e incluso al mismo Nixon. Gracias a las estipulaciones en los “Fueros de Aragón» a Maruja se le permitió la separación de cuerpos y bienes esto hubo que hacerlo en España. El Doctor Gianili, padrino de su hijo asumió la tutoría de este para que ella pudiese reemprender la vida con su hijo en Suiza. Ella tuvo la oportunidad de vivir en la ya existente Misión Española en Frohberweg donde no había ni agua caliente. Con ayuda del padre Fluri quien coordinó muchas manos voluntarias se convirtió este un lugar muy ameno. "Tanto así" que römisch-katholischen Gesamtkirchgemeinde Bern decide cambiar para este lugar sus oficinas para este lugar sus oficinas algo después. Ayudar al prójimo le daba mucha felicidad a nuestra Maruja. Visitaba los presos en Hindelbank, que a su parecer, tenían la piel llena de manchas por comer patatas con piel.

A 31 de agosto 1960 se contaron 455 trabajadores españoles en la región de Berna, registrados también ante la diócesis de Basilea.

A finales de septiembre 1960 llega una carta escrita por el Obispo de Basilea François Von Streg a las Misioneras Seculares de Salamanca. El tema es la administración para encargarse espiritualmente de los españoles en la región de Biel. Es de recalcar que era de interés del Obispado registrar a estos católicos en una Suiza protestante. No sólo por los impuestos que se recogerían para la iglesia sino por el incremento de todos los cultos católicos y su repercusión en una sociedad amante de los detalles estadísticos para tomar las decisiones.

El 29 de noviembre 1960 es informado Mons. O. Jeannerat que en enero 1961 serán enviados dos misioneros de España a la Diócesis.

En 1961 se instituye oficialmente la Misión Española con el padre Artadi y 4 monjas. Ellas vivían en Frohberweg y fundan allí la "Guardería Española". La infraestructura era muy modesta. Con muchas manos voluntarias se convirtió en un lugar muy ameno. "Tanto así" que römisch-katholischen Gesamtkirchgemeinde Bern decide cambiar para este lugar sus oficinas.

El 7 de julio 1961, el Vicario general Lisibach solicitó a los consejos de la iglesia de Berna, Biel, Solothurn y Thun que participaran en el salario de un sacerdote de habla española que se alojaría en la casa cural Bruder Klaus en Berna.

En septiembre / octubre de 1961, el sacerdote Antonio Gil Ulecia trabajó temporalmente para la Misión católica española en Berna.

El 22 de octubre 1961, se da apertura al primer Libro de Bautismo de la Misión Española. En la primera página se encuentra la nota “Obispado de Solothurn-Basilea-Lugano /Emigración en Berna. El infrascrito Cura Antolín Álvarez Torres, capellán de emigrantes en Berna.” Este ayudó mucho a los españoles durante esa época. Estos lo pasaban muy mal pues vivían en las barracas y trabajaban en unas condiciones muy precarias; añoraban a sus familias y a su tierra. Los trataban como esclavos y les quitaban el pasaporte. Ellos se escapaban y Don Antolín los acompañaba al consulado. Los días de descanso los obreros jugaban a las cartas apostando dinero y surgían muchas riñas entre ellos. Entonces llamaban a la misión para que el padre fuera a poner paz. Se celebraba la Nochebuena con todas las personas que no tenían familia, unas 100 personas y después en una sala grande se celebraba la eucaristía. Con regularidad se visitaban en las cárceles a los presos. Miércoles y sábados se visitaba en los hospitales ya que había muchos accidentados en el trabajo. Los médicos en casos muy graves les rogaban que donasen órganos; las esposas no daban el consentimiento por temor a la ira de familiares en España si llevasen un cuerpo no entero. Los misioneros hacían de consejeros en estas situaciones.

El 18 de noviembre 1961 confirma Caritaszentrale Suiza que pagará el salario de un Asistente Social sólo si éste se ocupa de todos los migrantes españoles del cantón de Berna. Se cita que hasta esa fecha uno de los asistentes sociales de Biel hacía una vez semanalmente ese trabajo atendiendo en Blauringheim de la Parroquia Bruderklaus. En la misma carta se solicita un local para la atención social y para el misionero, se sugiere Mittelstrasse 20 junto a la oficina de Caritas de la época.

El 19 de noviembre 1961 primer Bautismo en la iglesia S. Nicolás (Bruderklaus) de Manuel-Ramón Castillo Martín por Don Antolín.

El 5 de enero 1962 se da apertura al primer Libro de Matrimonios. En la primera página se encuentra la nota “El infrascrito Cura Antolín Álvarez Torres, capellán de emigrantes en Berna.”

 

 

El 21 de febrero 1962 Don Antolín escribe a Caritaszentrale Suiza que atiende espiritualmente en Berna a unos 1350 españoles.

Dos asistentes sociales le ayudan en la labor.

 

La dirección oficial de la Misión Española es:

Segatinistrasse 26 - Bern

En correspondencia del 30 marzo 1962 el Obispado de Basilea confirma el cargo de Don Antolín Álvarez Torres como jefe de la Misión.

El 3 de marzo 1962 Primera Boda, celebrado en la iglesia S. Nicolás (Bruderklaus) por Don Antolín: Matías García Gutiérrez con Manuela Gómez Salado.

Durante el mes de mayo 1962 la Embajada de España organizó la presentación de 20 películas en la misión.

El 15 de mayo 1962, el obispo von Streng recibió una notificación de la nunciatura en Berna en la cual a solicitud de la Comisión Episcopal Española para la Emigración se había llamado a Antolín Alvarez Torres "missionario degli emigranti per gli Spagnoli". Don Antolín da además de la misa todos los domingos por radio una “Charla”.

El 23 de mayo 1962 Don Antolín da una entrevista para Neue Berner Nachrichten. Éste reporta que los principales problemas de los migrantes españoles en su integración son: la lengua, la perdida de las costumbres de las comidas, el cambio de los horarios laborales y la separación de sus familiares. Recalca la importancia de la Misión como primera puerta. Entre otras cosas nombra al Klub der Freunde Spaniens und latinoamerikas, el cual estaba formado por suizos que habían vivido en el extranjero y que tenía muy diferentes metas a las de la misión. Señala que después de las misas en la noche no menos de 30 personas le esperaban para consultarle sus problemas de habitación, trabajo, traer a sus esposas e hijos. Paralelo diario cartas y teléfonos de España preguntando por posibilidades laborales o por familiares de los cuales se había perdido el contacto. Reporta que los cursos de alemán y francés ofrecidos eran bien visitados. Informa que la Embajada Española no ayudaba financieramente, pero sí el Embajador de forma privada con donaciones que hacían posible comprar tocadiscos y libros para los migrantes con más antigüedad en la ciudad.

El 11 y 13 de septiembre 1962 Don Antolín escribe su reporte de funciones durante su primer año laboral. Cita que en la ciudad de Berna hay suficientes medios financieros y celebra a las 9.15h una misa en Bruderklaus y a las 15h otra en la Trinidad, pero que en Thun donde celebra una misa el primer domingo de mes no hay recursos. Además, celebraba el cuarto domingo de mes en Interlaken y cada tercer domingo de mes en Solothurn. Esta última desea dejar ya que el transporte es muy demorado y sugiere la tome el Misionero de Friburgo. Da reporte sobre una trabajadora social que se encarga de los problemas sociales de los migrantes españoles.

En 1963 define La Comisión para la Migración de la Conferencia Episcopal Española que la tarea de las misiones españolas se basa en 3 categorías: Religión, Sociales y Cultura-Tiempo libre. Se teme que sin un sacerdote connacional la mayoría de los migrantes pierdan la práctica religiosa y corran gravísimos riesgos sus valores morales.

En 1964 los 10 misioneros del Obispado de Basilea a cargo de los “españoles” registra cada uno unos 2716 trabajadores a su cargo. Los misioneros españoles de los Obispados de Lausanne-Ginebra-Freiburg tenían considerablemente más fieles cada uno. Los misioneros también migrantes y con la misma mentalidad española, estaban en general mal preparados para el cargo que iba mucho más allá de dar la Santa Misa y dónde localmente no contaban con apoyo. Su mayor trabajo era la asistencia social con toda la burocracia que esta envolvía. Empezando incluso recogiendo a los españoles que llegaban por primera vez a las estaciones de trenes.

En 20 septiembre 1964, Don Antolín Álvarez Torres deja Berna por haber sido destinado como coadjutor de la Misión española en Nurember, Alemania. Instrucción dada por el Reverendo P. Juan Ma. Artadi director Nacional de los Misioneros de Emigrantes Españoles en Suiza. Interinamente fue reemplazado por P. Don Agapito Díaz Cabrera.

Desde 1964 un grupo de mujeres se reunía regularmente para hacer bricolage y las monjitas coordinaban al grupo. Por iniciativa de estas se empezó a vender lo trabajado para recoger dinero y ayudar a algunos “más” necesitados de la comunidad española

El 9 de diciembre 1964 la carta adjunto señala como dirección de la misión: Misión católica española Frohbergweg 4 - 3000 Bern.

Por cierto, en ese momento no había ni siquiera agua caliente allí. Con el tiempo los locales de la misión se fueron poniendo más acogedores gracias a la colaboración de muchos voluntarios.

En 1965 se funda la Schweizerische Katholische Arbeitsgemeinschaft für Ausländerfragen SKAF para atender las preguntas de todos los migrantes católicos.

 

 En 1965 llega nuestra querida “Carmenchu” Albarrán a Suiza para trabajar como cocinera durante 5 años de la Embajada de España.

El permiso laboral lo logró ya que había tenido experiencia como catequista en su tierra natal Bilbao.

Posteriormente trabajó de cocinera en la embajada de Arabia Saudita, trabajo que perdió por dar de comer a escondidas al personal, que por ser de piel oscura fueron tratados como esclavos.

Es esa época su marido trabajaba de chófer para las embajadas de Ecuador y Turquía.

En 1966 el padre Artadi debe regresar a España.

El 17 de agosto 1967 se registra el Primer Funeral de Ceséreo Fernandez Val. Desafortunadamente no se puede leer la firma del sacerdote capellán del Hospital.

 

 

En 1968 llega nuestro querido “Manolo” – Manuel García a Suiza por contacto de conocidos vecinos que estaban ya en Berna y empezó a trabajar con contrato en la construcción hasta su jubilación.

 

El 25 de agosto de 1973 se casó con Nieves, también muy conocida y apreciada en esta comunidad.

En los años 60 también llega nuestro querido Cándido Fernández y 5 años después su mujer Nervi. Estos asturianos son verdaderas joyas en la misión de Berna. Como muchos tuvieron que dejar a sus hijos pequeños con los abuelos en España para poder venir a trabajar, pues la ley suiza de entonces no dejaba traer a los familiares de los extranjeros antes de cumplir los 5 años de residencia. Los niños llegaros a Suiza con las edades de 7 y 8 años. Cuando llegaron de la Cuenca Minera, Guijón (Asturias) compartían casa con dos otros matrimonios asturianos. Los niños extranjeros se sentían discriminados y muchas veces pasaban vergüenza. Una vez la panadera que tenía también dos niños les preguntó a los suyos de donde eran y ellos muy orgullosos dijeron que  «españoles» y «asturianos». La panadera se quedó perpleja pues normalmente los niños extranjeros siempre decían que eran suizos. Los de Cándido y Nervi nunca tuvieron complejo. Primero trabajó Cándido en el restaurante Arlequín y quería cambiar de sector y trabajar en fábrica. Como el permiso solo le valía para trabajar en restaurante extranjería le obligaba a volver 3 meses a España. Entonces él en vez de irse a España fue Lyon-Francia para trabajar una fábrica. Venía todos los sábados a Suiza para ver a su familia. Una vez de camino a Suiza la policía le pidió pasaporte y entregó un papel mojado. Entonces lo hicieron bajar y dar la vuelta. Pero él, se bajó y no dio la vuelta, sino que esperó el próximo tren a Suiza. Ese día no llegó hasta las 4 de la madrugada, pero llegó.

Los migrantes españoles de las décadas 60 y 70 en Berna, pensaban trabajar por unos 3 años. Preferían claramente trabajar horas extra a aprender la lengua o a hacer amistades suizas. Por ello la Misión española fue una parte de su micro-medio, así como los cafés/centros españoles y las diferentes asociaciones españolas que fueron naciendo. Cada fin de año se convertían las estaciones de trenes en un éxodo ya que regresaban cientos de trabajadores con contrato de Saisonarbeiter que sólo tenían permisos por 9 meses. El objetivo de esta política era tener la mano de obra extranjera necesaria sin invertir en la integración y porque el trabajo en el invierno era muy reducido.

En 1969 tiene Suiza 0% de desempleo. Aquí trabajan ya un millón de extranjeros, la mitad de ellos italianos, seguidos por los españoles. Los suizos sentían la competencia de la mano de obra extranjera con respecto a los propios intereses. El Sr. James Schwarzenbach, católico, lleva a las urnas la primera votación contra los extranjeros “Überfremdung”, la llamada Inicitiva Schwarzenbach. Se trataba de una propuesta para reducir la población extranjera en cada cantón suizo al 10% de la población total. La iniciativa fue rechazada el 7 de junio 1970 por un 54% de los votantes suizos, el 74% de la población masculina va a las urnas (Sólo al año siguiente se les permitió votar a las mujeres en la mayor parte de los cantones suizos). Por primera vez en Suiza, son tratados los extranjeros como “Problema”. La iglesia católica estaba encontra de la iniciativa. Los industriales empleaban 35% de su mano de obra con extranjeros y se disculpaban con argumentos como “Necesitábamos manos de obra, pero olvidamos que trajimos seres humanos. Las españolas cantan trabajando en las empresas de textil y en la metalurgia no hay ningún empleado suizo que se interese”.

En los años 70 el Verein Arbeitsgemeinschaft Berner Kontakstelle se preocupaba por la integración de los españoles.

1971 las monjas y la guardería se mudan a Wernerstrasse 19 una casa de pertenencia de la Embajada de España. El vicario les dio el 10 de mayo de 1971 permiso de hacer allí una capilla.

En 1971 el padre Artadi regresa a Berna y a la misión donde empezó una serie de conferencias después de la Misa de domingo sobre el matrimonio. Primero había siempre un almuerzo comunal. No pocas parejas se conocen en estos domingos, formando sus hogares.

Entre 1972 y 1981 la iglesia católica trata de proteger los derechos de los migrantes. Este empeño decae debido a la crisis financiera de mitad de los años 70 a causa del súbito encarecimiento del petróleo lo cual redujo la ola de trabajadores españoles a Suiza

 

 

En 1973 y ya toda una jovencita de 16 años deja nuestra querida “Luchita” -Aquilina Calvo a sus abuelos y viene a vivir a Suiza junto a sus padres, que ya buenos años llevaban en Berna.

Rápidamente empieza a trabajar en una fábrica y conoce poco después a su marido.

Grande recuerdo trae aún hoy el “Kiosco de Lucha” donde vendía palomitas, chupachups, regalitos para los niños, libros, etc.

Desde 1988 se ocupa sábado tras sábado de la catequesis y domingo tras domingo participa en el coro.

En 1973 reporta la central de estadística suiza 5mil empleados españoles en Berna, con una población de 6mil españoles debido al crecimiento de las familias.

En 1975, el misionero Manuel Laguía envió una carta a la Schweizerische Katholische Arbeitsgemeinschaft für Ausländerfragen. Escribe que en general está contento con la situación de las misiones pero que teme haya tanto que hacer que no se les atienda a los cristianos en cada lugar igual. La pastoral estaba dividida en 5 secciones atendiendo con conferencias, catequesis, excursiones con niños, encuentros de padres, visita a enfermos, consejería matrimonial y cuidaba de los contactos con el Decanato y las parroquias. Como problema grave cita la alta tasa de divorcios entre los españoles lo cual en su opinión era la razón del poco exitoso trabajo conjunto con los sacerdotes suizos, ya que se cuestionaba así el valor que los españoles daban a la familia católica.

Entre el mes de febrero y octubre de 1976 a causa de la marcha inesperada del sacerdote Don Manuel Legía de la Misión en Berna, Don Miguel Blanco, quien por esos años trabajaba en Friburgo, asumió esta responsabilidad a petición de Luís Rudé, el Delegado Nacional de Exteriores hasta que llegara el nuevo sacerdote Don Eufrasio Campayo.

A finales de 1977 se debe mudar la Misión Española a Mittelstrasse 6A en caracter provisorio de aparentemente un año. En Frohbergweg 4 se instalan las oficinas de römisch-katholischen Gesamtkirchgemeinde Bern. Para la comunidad española fue una mudanza dolorosa ya que habían dado nueva vida a ese lugar y lo veían como su casa. 

A finales de los años 70 la revista “Boletín Informativo” habla de una falta de identidad en las misiones dentro de una sociedad cambiante. Era difícil el contacto personal con los migrantes hispanohablantes así mismo problemático el trabajo con la iglesia local. Igual de preocupante el tipo de contacto para con la segunda generación ya que no se sabía si estos deseaban una iglesia en español o integrarse a la local.

Sólo hasta los años 80 aumentan los esfuerzos en la ciudad de Berna contra los problemas de la integración. La mano de obra llega ahora de Sri Lanka. En los años 90 llegan de la península Balcánica.

 

En 1982 se hace el primer Bazar se recogieron 3'500.- fr para una ambulancia que necesitaba desesperadamente la congregación de Hermanas Agustinas en África. Siendo posible 25 años más tarde, donarles a ellas mismas 50'000.- fr para la sustitución de esta.

En 1983 la revista “Boletín Informativo” ya habla de una falta de sacerdotes para las misiones.

En 1984 se inicia la construcción de una nueva iglesia católica en Obere Zollgasse 31 de Ostermundigen. Las 3 campanas de la iglesia Guthirt son trasladadas a la nueva iglesia.

El muy apreciado “Nicolás”, fue sSacristán entre los años 1984 al 2001 y … ¡Aún sigue dando la mano! Es un incansable trabajador.

En 1986 empieza la misión católica sus labores en los locales actuales. Antes se llamaba la calle Sophieweg. Junto al Sacerdote hay una secretaria parroquial quien también coordina la asistencia social. La catequesis la desarrollan voluntarios.

En los años 90 hay un marcado aumento de migrantes de Latinoamérica al Cantón de Berna debido a la mala economía en sus países de origen o por los conflictos políticos. Estos migrantes buscan rápido encontrar un trabajo para enviar los fondos a sus familias y respectivamente traerles lo más pronto a Europa a cualquier coste. Para estos la Misión Española de Berna es también la primera puerta que tocar en la región.

En julio de 1996 Don José Auspicio Sepúlveda, misionero de la Misión española, sufrió un ataque cerebral y Don Miguel Blanco de nuevo aseguró los servicios pastorales hasta la llegada del nuevo sacerdote.

En septiembre de 1997 empezó el sacerdote Don Andrés Alonso quien había estado en Biel/Biene pero desgraciadamente enfermó también y en noviembre de 1998 dejó la Misión de Berna por invalidez. Así fue como el coordinador Nacional el Sr. Tomás González le encargó a Don Miguel Blanco de nuevo la Misión hasta la llegada del próximo sacerdote jefe.

Entre 1998 y el 2000 pasaron muchos sacerdotes, pero por pocos meses. Se garantizaron así los servicios pastorales incluida la catequesis. En este periodo se le había ofrecido la misión a Don Luis Miguel Menes pero para aquellos entonces no quiso trasladarse de Aarau a Berna.

Entre 2000 y 2007 Don Herminio Rodríguez estuvo a cargo de la misión. Muy conocido por sus bellísimos cuadros expuestos en diferentes lugares.

El número de latinoamericanos que vivía en Suiza en el año 2000 llegaba a 57’001, del cual 64% eran mujeres. Si se le compara con otros países europeos, este número adquiere gran relevancia: Suiza tendría el mayor número de latinoamericanos en Europa, después de España (84’678), Italia (76’073) y Alemania (58’873).

En el 2001 el español Carlos Salgado empieza sus labores para la misión como sacristán y conserje. Su amable y trabajador carácter lo hacen la buena mano en todo lugar, acompañado de su amorosa mujer. A final de junio 2011 va en pensión, pero queda vinculado para cubrir vacaciones.

Del 1 octubre 2002 al 31 de julio 2016 trabaja nuestro querido y recordado colombiano Miguel Quintero como sacristán y conserje. Domingo tras domingo se le veía tocando la guitarra y cantando con el coro.

En el 2004 empieza Xoana Janner su trabajo como Organista y Directora de Coro.

El septiembre de 2007 Don Luis Miguel Menes fue el sacerdote jefe hasta su jubilación en agosto de 2016.

Durante esta época se hicieron grandes y exitosos proyectos por la integración, de los españoles y los latinoamericanos, dentro de la comunidad.

Hubo tertulias mensuales y diferentes eventos de las Embajadas.

En las instalaciones de la misión había siempre vida. Alguien que cocinaba algo espontáneamente y claro muchos jubilados que se reunían las tardes para un café o charlar o jugar.

En el 2008 empieza sus labores la sevillana Sonia López. Ella se encargó tanto de la secretaría como de sociales hasta el 30 de junio de 2015.

Entre el 2007 y 2016 Don Miguel Blanco fue nombrado Coordinador Nacional por la conferencia Episcopal Suiza. Desde el 2017 se encuentra en función «ad interin», o sea de forma provisional hasta que se nombre a un candidato. Don Miguel Blanco opina que desde el punto de vista relacional y social fue más fácil integrarse en la parte francófona que en la parte alemana. Y precisamente él ha hecho el esfuerzo de mantener buenos contactos y presencia a nivel eclesiástico e incluso pastoral, de tal modo que durante 30 años celebró la Misa en el convento de los Capuchinos de Bulle (Gruyere). Se juntaron tres factores a favor: En la capilla de Nuestra Sra. de los Dolores los Capuchinos hacia 300 años que estaban presentes era un lugar de culto Mariano piadoso. Él empezó a dar una Misa «brevis» (corta) pues las familias pasaban el día libre en la montaña y se iban a casa sin oír Misa. A partir de ahí fue pasando de boca en boca esta forma de misa. Empezó con un pequeño grupo de fieles los domingos a las 5 de la tarde primero en español, luego bilingüe y terminó en 2014 con una participación del 90% suizos y 10% de lengua española, consiguiendo así una integración a la inversa. Don Miguel tuvo tanto éxito con las Misas que el párroco de Bulle le quitó dos domingos la Misa. Así fue como Don Miguel descubrió lo que era tener las tardes libres los domingos. Por eso un día llamó al párroco para agradecérselo y desde entonces se hicieron íntimos amigos e incluso cada año participan juntos un viaje internacional.

El 9 de febrero 2014 sólo por 50,3% de votos a favor gana en las urnas la iniciativa del político Christoph Blocher. Los ciudadanos suizos aceptan una iniciativa que pide cuotas y contingentes para limitar la inmigración.

Desde el 1 de julio de 2015 el cargo de Asistente Social y de secretaria de Parroquia se dividen entre dos personas. La catalana Eva Novell-Sociales 50% (hasta noviembre 2018) y la colombiana Nhora Boller-secretariado 20%. Para después aumentarse este último a 30% de pensum. La “Misión Española de Ostermundigen” empieza a ser conocida como “Misión católica de lengua española región Berna”.

El 2015 y los dos siguientes años están marcados por el intento de parte römisch-katholischen Gesamtkirchgemeinde Bern para integrar la misión a la parroquia Suiza de Guthirt en Ostermundigen. Los recuerdos de las mudanzas anteriores y la perdida de una iglesia propia llevan a la colonia española a amenazar entre otras cosas de retirarse de la iglesia y así no pagar impuestos si pierden los locales en Sophiestrasse. También de parte de la comunidad suiza se mira con cierto “ruido” una futura llegada de la comunidad hispanohablante a las instalaciones en Obere Zollgasse 31.

2017 Desafortunadamente un intento de llevar un proyecto social por parte de la parroquia católica y la misión fracasa como razón se da el poco pensum 50% de la asistente de la misión.

De agosto 2016 a 31 agosto 2019 es el sacerdote scalabriniano Oscar Gil jefe de la misión.

Hay un claro cambio de directrices. Empezando que éste ya no vive en la casa cural sino con sus hermanos en la misión italiana de Berna.

En la Misión se reducen poco a poco las actividades de compartir tipo Cultura-Tiempo libre al igual que diversas actividades con los diferentes cuerpos diplomáticos.

El campo de la asistencia social se intensifica repartiendo comidas incluso 2 veces por semana. Lo mismo los cursos bíblicos que se hacen prácticamente de forma semanal.

El 1 de septiembre de 2016 empieza sus actividades oficiales como Organista y Director de Coro el célebre chelista Mátyás Vinczi. Él ya era en esta época muy conocido dentro de la comunidad entre otras cosas por su perfecto manejo del español.

El 1 de septiembre de 2016 empieza sus actividades como Sacristán y conserje el portugués Maciel Pinto. Éste y su familia viven en la casa cural de la misión hasta finales del año 2019.

El año 2017 muestra una realidad que se desea ocultar dentro de la comunidad de la misión: El cambio. Los primeros españoles de los años 60 para los cuales la Misión fue su casa y por ella daban todo ya están mayores. Las segundas e incluso terceras generaciones españoles están en su mayoría integradas a sus parroquias suizas vecinas. Los latinoamericanos están más ocupados en su propia lucha por sobrevivir como migrantes en Berna y su región, estadía que en la mayoría de los casos no está asegurada. Este cuadro hace que haya pocos comprometidos para tomar la dirección de las asociaciones dentro de la misión como son el Bazar, la Comisión, el Grupo de Costura y el grupo de Mayores.

En julio 2018 empieza sus labores en la misión como asistente de sacristán el paraguayo Sergio Vázquez.

El 1 de marzo 2019 empieza sus labores la peruana Miluska Praxmarer como Asistente Social para la Misión.

 

Desde el 1 de septiembre de 2019 la misión católica de lengua española se encuentra bajo la jefatura del también sacerdote scalabriniano Emmanuel Cerda.

Se cuenta con un pensum así:

100% para el sacerdote, 100% sacristán principal, 50% asistencia social, 30% secretaría, 20% - 50% sacristán segundario, 20% director de coro, 10% organista

 

 

A partir de 1 de enero de 2020, aplicando la normativa del Obispado de Basilea, la misión no lleva más Libros de Bautismo ni de Confirmaciones ni de Bodas ni de Defunciones.

La administración continúa en la misión, pero el registro mismo en el libro correspondiente lo lleva la Parroquia de Guthirt en Ostermundigen.

Responsable: Nhora Boller

Referencias históricas:

- Documental “Gegen das Fremde der lange Schatten des James Schwarzenbach”.

- Libro: La inmigración en la literatura española contemporánea. Irene Andres-Suárez/Marco Kunz/Inés D’Ors

- Diferentes estadísticas Bundesamt für Statistik: Entwicklung der Erwerbstätigenzahlen.

- Swissinfo.ch: Contra la inmigración masiva.

- Migratio: Schweizer Bischofkonferenz.

- Archivo del Obispado.

- Archivo de la Ciudad de Berna.

- Diferentes entrevistas dentro de la comunidad.

- Archivo de la Misión

- Schweizerische Zeitschrift für Religions- und Kulturgeschichte 102 (2008)

- Documental SRF «Die schweigsamen Schrankkinder erzählen»

- Migración de mujeres latinoamericanas universitarias en suiza. Yvonne Riaño. Departamento de Geografía, Universidad de Berna.